jueves, 3 de noviembre de 2016

Mujer alada


Decidió la crisalida vivir en el capullo
Cárcel de seda Y seguridad
Y truncó sus azules alas
Condenando la libertad.

Mariposa enredada
En una maraña de días
Tú que caminas doblada
Por qué no estiendes las alas.
Quiso ella volar
Al despertar de aquél día
Y estaba tan encadenada
Que volar no podía.
Dulce mujer alada
Que llevas en la mirada
La libertad enrejada
Por qué no desplegas
Las alas.
Desde Puerto Bayyana, al Levante de Andalucía y al Norte de África
Marcos G Sedano

lunes, 30 de noviembre de 2015

La Rosa Blanca

Rosa Blanca, Sierra de Loja, Granada. Foto, MGS


De aquello no quedó nada
O apenas quedó nada de aquello
Si apenas pude decirle adiós
Y el adiós  sonó a vacío

La guerra nos destruyó
Antes que empezará
Fue  una ráfaga de tertulia
Diez veces al día

Cuando regresé a por el corazón
Me lo encontré asesinado
Lo estrangulaba un diputado
En otros tiempos del partido

Me marché al exilio
A cultivar la rosa blanca
Con tu nombre en un folio
Lo que de la Paz quedaba.

Desde Puerto Bayyana, al Levante De Andalucía y al Levante De África.

Marcos G Sedano

jueves, 12 de noviembre de 2015

Estamos en Guerra Imperial: la Guerra Mundos





El Estado Español está en guerra no declarada; porque las guerras ya no se declaran, pero los barcos, los aviones, las tropas y el armamento salen del territorio español para cometer los genocidios.
Dentro de poco nuestros hijos o nietos estudiarán este momento histórico como el de la Guerra Imperial, la Guerra Mundo o Mundos, porque el control interestelar también forma parte del la zona de colonización.
La Guerra Imperial empezó el mismo día que la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas perdió la Guerra Fría y se desintegró.
Los vencedores de la contienda, EE.UU y sus aliados, el bloque capitalista, decidieron que el Mundo era de ellos, las clases dominantes. Las élites, los de arriba, lanzaron una campaña a nivel planetario para controlar los recursos naturales, las zonas geoestratégicas de la Tierra y el espacio exterior y así garantizar su hegemonía Mundos.
Pero esa Guerra Mundos no es posible sin la derrota ideológica de la sociedad Occidental en su conjunto, que debe estar de acuerdo con el proceso de neocolonización y apoyar las campañas Imperiales. No se pueden mantener las contiendas en el exterior si en el interior, al mismo tiempo, el Estado y sus medios de coerción tienen que dar la batalla contra la Paz Mundial.
La Guerra Imperial con su brazo armado, la OTAN, necesita anestesiar a la ciudadanía, y la colaboración de los partidos políticos y organizaciones sociales a su servicio. Los parlamentos Occidentales legislan para las contiendas bélicas, sin fisuras, sin que salgan voces críticas y activas contra la guerra.
En las pasadas maniobras militares de la OTAN en territorio español, ninguna marca electoral con representación parlamentaria se sumó a las movilizaciones contra las maniobras de la OTAN. Incluso, la marca Podemos ha integrado en su lista electoral a un ex-general de la Organización Atlántica, Jefe del Estado Mayor con el gobierno PSOE; las casualidades no existen en el terreno militar.
Esa actitud de las organizaciones políticas del Régimen Español, les hace corresponsales de la Guerra Mundos y en su día serán juzgadas por la ciudadanía, como en otros momentos de la Historia ocurrió.
La Guerra Mundos detrae los recursos necesarios y los pone al servicio de la colonización: el capital financiero, las multinacionales…La oligarquía internacional diseña la economía al servicio de la guerra, porque la guerra les garantiza el beneficio y sus hijos no irán a las trincheras. Esto se puede comprobar en los presupuestos de los Estados a las órdenes del Imperio. Mientras se reducen los presupuestos en gastos sociales, las partidas en armamento e infraestructuras de guerra aumentan, se multiplican varias veces. La Guerra Imperial está subvencionada por las grandes corporaciones del capital y sus Estados, con el compromiso de repartir el botín de guerra de “forma equitativa”. Basta mirar en manos de quienes han quedado los negocios de la reconstrucción, el control del petróleo, el gas y todos los recursos de los nuevos mercados que se abren después de la ocupación.
La Guerra Mundos, hoy como ayer, es una guerra de rapiña. No se trata de llevar la civilización y la democracia a los “bárbaros”, sino de robarles a los pueblos soberanos todo lo que se pueda  asesinando lo necesario para conseguirlo.
¿Puede terminar la Guerra Imperial? La Guerra Mundos, puede y debe terminar por el bien de la Humanidad; pero no va a ser fácil, porque nuestra derrota ideológica, la de la Paz Mundial, necesita un proceso de reconquista, de dejar de ser masa ciudadana y ser seres humanos conscientes, críticos y activos defensores de la Paz.
Por otra parte el monstruo Imperial, EE.UU, sabe que su derrota militar o una política de paz activa,es decir, la resolución pacifica de los conflictos, le haría perder la hegemonía internacional y entraría en una descomposición interna.
No es fácil salir de esta coyuntura histórica, pero lo que está en juego es la propia vida, la supervivencia de la Raza Humana. No lo duden, no acepten la guerra como arma de progreso. Desenmascaren a los responsables de los genocidios, entre ellos a nuestro Estado, y juzguen a los culpables y colaboradores.


Marcos González Sedano


Técnico en cooperación internacional, y ayuda al desarrollo.

jueves, 29 de octubre de 2015

Segunda canción



Fue en su soledad, ya mayor
cuando se puede vencer
pero imposible triunfar
cuando el otoño es acompañante
y no una estación del año


Frente al espejo se descubrió
Estas hojas que caen
Auguran un largo invierno
Se preparó para el destierro
Que es eterno y duro, muy duro

Como destino, decidió la Mar
Junto al puerto, para ver salir a faenar
A la Luna y al cielo en un barco velero
Que su barba fuera arena
Su espalda pegada al suelo, un madero

Se despidió una noche tierra a dentro
Mientras su pueblo dormía, de la cigüeña y el puente
De las piedras de la calle que le hicieron compañía
Y de una procesión de perros y gato
Que entretenidos en lo suyo le acompañaron un rato

El otoño de su vida
no quiso ser marinero
Sino piedra de bahía
En el baluarte vigía
En la taberna del puerto
El hombre de tierra adentro.
Antequera, Andalucía. Foto MGS.

Desde Puerto Bayyana, al levante de Andalucía y al Norte de África
Marcos G Sedano:

martes, 27 de octubre de 2015

Rueda Marinera


En los espejuelos de sus ojos
La Mar turquesa dejaba reflejos
La niña recogía perlas marinas...
Y las ponía junto a las plumas

Que como hojas, soltaban las gaviotas.

La Mar atrapada con los dedos
Dejaba sobre sus manos
Espuma blanca de besos
Era un juego marinero
Entre la Mar, la niña y el cielo.

Así pasaba las mañanas
La niña, la Mar y el cielo
Sin prisa en esas ruedas
Esperando la luz de las barquillas
Que traían en las redes el otoño

La niña no quiso dejar de ser niña
Ni el cielo, cielo.
Y la Mar siempre Mar.
La niña enrolada en un barco
Navegó en primavera

Atracó en verano
Se aprovisionó en otoño
Y cuando llegó el invierno
La niña, la Mar y el cielo
Se encontraron, en un juego marinero.

Desde Puerto Bayyana, al levante de Andalucía y al Norte de África
Marcos G Sedano

sábado, 24 de octubre de 2015

Canción primera

Escalera a la Mar, Almería. Foto, MGS.

 Hoy quería escribirte a ti
Nada especial, sólo te recordaba
En una multitud te escondí ...
Y cuando la busqué faltaba

Es curioso como soy
Siempre he querido encontrarte
Como niño que espera un regalo
Y cuando te tengo, me voy

 La vida es así, un laberinto
Una escalera a la Mar
Conoces el principio
Pero ignoras el final

 Aprendí a escribir tu nombre
No llevaba acento
Era una palabra llana
Que a mí me hacía feliz 

Desde Puerto Bayyana, al levante de Andalucía y al Norte de África

Marcos G Sedano